En Mercafilo, entendemos el proceso de tratamiento termico del acero como el pilar en el que se fundamenta todo el resultado final, para poder conseguir las características mecánicas necesarias para obtener una elevada capacidad de corte, flexibilidad y dureza óptimas y poder soportar las más exigentes necesidades de producción.

temple
¿Qué es el temple?

El temple comprende el calentamiento de un acero a una temperatura alta, entre unos 750 y 1300ºC, para después someterlo a un enfriamiento suficientemente rápido para garantizar que se produce un incremento significativo de la dureza de la superficie de la pieza o de toda la pieza.

En la mayoría de los casos, el temple se combina con un recalentamiento posterior para revenir el material, que no sólo reduce su fragilidad, sino que, dependiendo de la temperatura seleccionada, modifica sus propiedades para consguir requisitos técnicos. La mejora general de la dureza incrementa la resistencia del material al desgaste, mientras que la temperatura del revenido, influye en la tenacidad.

Propiedades mejoradas con el temple:

  • Alta resistencia al desgaste
  • Dureza excelente
  • Ductilidad mejorada (revenido)
  • Resistencia a atracción

¿Cuántos tipos de temple existen?

  • El temple mediante atmósfera protectora. Se realiza en una atmósfera de gas inerte. Sirve para proteger a la superficie del componente del descascarillado y la oxidación, así como de la carburación y descarburización.
  • El temple al vacío. Se realiza en un ambiente de baja presión a temperatura de hasta 1300º C. La finalidad de este proceso es evitar la oxidación y otras reacciones de la superficie que influyen en las propiedades del componente.
  • El temple por inducción. Se realiza calentando la superficie próxima de la pieza, utilizando corrientes en remolino inducidas por una bobina, por la que corre la corriente alterna. Se puede utilizar para templar de forma selectiva áreas críticas del componente proporcionándole resistencia al desgaste. El temple se lleva a cabo inmediatamente después de contemplar el proceso de calentamiento.