El objetivo principal de un plan de afilado es revisar debidamente las necesidades de afilado de todo los elementos de corte o equipos, y con ello garantizar y mantener su máxima productividad. A su vez podremos predecir datos como la curva de vida, su duración óptima del poder de corte, cantidad de afilados…

El Plan de afilado: pieza clave de operaciones, seguridad, Food Safety

En la actualidad nadie pone en duda la necesidad de contar con un Plan de Producción, o un Plan de Mantenimiento y ambos juegan un papel fundamental en la gestión de producción, puesto que planificar es esencial en el momento de las órdenes.
Con estos, básicamente, se consigue responder tres preguntas importantes: qué debemos producir, cuándo (periodos) producir y cuánto (cantidad) producir. Asimismo, se encarga de dos estrategias básicas que son la planificación de los productos y la planificación de los procesos.

La cuestión es si dentro de estos planes planificamos necesidades tan necesarias en alimentación como el afilado, o si utilizamos estos Planes cómo herramientas activas en otros clave como los Planes Food Defense o Food Safety de la compañía.

En un Sector tan dinámico, activo y con unos costes cada vez más ajustados, contar dentro del mismo un Plan de Afilado como una guía con vistas a un horizonte temporal fijado será determinante para definir y desarrollar todo lo que concierne a la producción y a la consecución de objetivos empresariales.

La importancia del afilado

Los procesos de afilado deben orientarse a una mejora de todo el conjunto de actividades que están destinadas a la transformación de recursos, bienes y/o servicios. Siempre hay que estar actualizados para una continua mejora de habilidades y sacar el máximo partido de todo aquello que nos ayuda a ser más eficientes.

Afortunadamente cada vez son más las empresas que toman conciencia de esto y pasan de ver el afilado cómo un mal necesario, a invertir en recursos y formación convirtiendo este en un bien necesario, que bien gestionado pasa a convertirse en un activo para operaciones, por los siguientes conceptos y tipologias:

Beneficios de un buen afilado en herramientas de mano

  • Un cuchillo bien afilado en manos del personal de despiece, ofrece un mayor rendimiento, reduce estrés muscular y mejora la eficiencia. Podemos afirmar que un cuchillo bien afilado incide directamente en la prevención de lesiones musco esqueléticas.
  • El corte adecuado permite cortes cercanos al hueso, sin riesgo de cuerpos extraños, con la reducción del % de merma de producto.
  • Nada puede irritar más que trabajar un turno con un cuchillo que no corta, lo cual requiere un sobresfuerzo. Así que podemos hablar del afilado como un activo intangible valiosísimo, para una mejora del Clima laboral.
  • Un cuchillo que no corta o que su tamaño esta fuera Norma, es un peligro que puede derivar en accidentes con lesiones graves.
  • Da igual que invirtamos en el cuchillo mejor valorado, el de mayor coste, porque su coste se multiplicará, si tras una jornada es mal afilado y su rendimiento decae por completo.
  • Vinculados al afilado podemos revisar a diario aspectos clave para la Seguridad Alimentaria, como: tamaño de las puntas, mellas en el acero por malos hábitos, posibilidad de cuerpos extraños, etc,…. Siempre y cuando el operario de afilado tenga la formación y los procedimientos de trabajo asimilados.

Si nos vamos a la parte de elaborados, donde los maquinistas centran toda su dedicación a las necesidades de producción, a los requerimientos técnicos del producto, con unos ritmos de trabajo mayores cada vez, todo esto hace obviar en ocasiones la importancia de un buen corte, llegando su mal rendimiento a afectar a partes de las propias máquinas, a consumos energéticos o inclusive a paradas técnicas.

El plan de afilado para cuchillas industriales: sacrificio, fileteadoras, chuleteras, dados…

¿Cuál es tu mayor preocupación en cuanto a incidencias operacionales? Si lo primero que se te ha pasado por la cabeza es “una rotura de las cuchillas cutter”, no estás solo.

El equipamiento es el corazón de cada operación de negocio, y el más mínimo fallo puede afectar no sólo a procesos esenciales sino incluso poner en riesgo la integridad tanto de personas como de instalaciones.

Un buen plan de afilado no solo revierte un ahorro de dinero, sino que también mejora la seguridad, asegura la continuidad del servicio y la minimización del tiempo de inactividad, aumentando la eficiencia energética, optimiza el rendimiento de activos en uso con tal de alargar su vida útil e impulsa la eficiencia de la gestión de activos.

¿Cómo crear un Plan de Afilado Preventivo?

Uno de los puntos cruciales a la hora de diseñar un plan de afilado recae en saber identificar, de cada activo, su criticidad, valor, capacidad de servicio, vida útil estimada y coste, dados el distinto mantenimiento y diferente importancia que puede tener cada uno en la cadena de producción. En cambio, el fallo de un equipo crucial para operaciones, como un corte inicial o picada que haga peligrar la continuidad del servicio requiere un plan más exhaustivo que garantice su fiabilidad.

Bien sea realizado por la empresa o externalizado, el Plan de Afilado es una herramienta que debe existir, porque nos permite definir las necesidades, planificar los activos y recursos humanos necesarios en cada momento, adelantándonos a la vida útil de las cuchillas y conociendo compras futuras, viendo a diario una foto clara del funcionamiento de nuestras máquinas y gestionando cualquier posible No Conformidad de forma eficaz.

Conviene que este sea un Plan en el que intervengan o sean conocedores todos los Departamentos implicados, así que, antes de comenzar a desarrollar un Plan de Afilado preventivo, establezca los resultados que desea obtener con la implementación de este. Por ejemplo: reducir un 15% los consumos de cuchillas por roturas durante 1 año, o mejorar 10% su curva de vida, o reducir un 4% las paradas de máquina para cambio de corte.

Este Plan de Afilado, deberá presentar una lista de tareas asociadas a cada equipo de corte y la fecha que debe llevarse a cabo, bien tomando patrones cuantificables y medibles como la producción (kilos producidos o unidades), así como asignar los recursos necesarios para completar cada orden de trabajo, lo que nos permitirá convertir en mejora de la calidad, ahorro de materiales y aumento de la productividad.

El objetivo principal del plan es garantizar que todos los elementos de corte, o bien si queremos interpretarlo en base a los equipos de trabajo que estén en la lista, por ejemplo: cuchillas cutter, cuchilla loncheadora, bloque picada burguer, etc,… se revisan debidamente sus necesidades de afilado a fin de mantener su máxima productividad y podamos predecir datos como la curva de vida, su duración óptima del poder de corte, cantidad de afilados. Al final de cada año, el plan será revisado por el gestor de afilado (mantenimiento/operaciones) para que pueda definir las necesidades del año siguiente con base en el año anterior.

En resumen, nuestro Plan de Afilado deberá incluir: una lista de activos y equipos (rectificadoras, pulidoras, aspiradores, lijadoras,….), junto con procedimientos operativos, procedimientos de seguridad y el tiempo estimado, con los recursos humanos necesarios para poder completar las tareas.

El servicio de afilado es una inversión, que genera grandes beneficios entre los que podemos enumerar los siguientes:

  • Previenes y evitas accidentes laborales aumentando así la seguridad para las personas que intervienen en el proceso productivo.
  • Evitas y disminuyes pérdidas por paradas de la producción.
  • Te permite contar con una documentación y seguimientos de los mantenimientos necesarios para cada equipo.
  • Impide que surjan daños irreparables en tus instalaciones industriales.
  • Aumenta la vida útil de tus equipos.
  • Reduce costes y aumenta la productividad.
  • Ayuda a conservar los bienes de equipo en buenas condiciones.
  • Mejora la calidad de tu actividad industrial.